miércoles, 30 de mayo de 2012


Once Escandalos Para Conquistar el Corazon de un Duke

Capitulo 2


Hay una razón por la que las faldas son largas y los cordones son complejos.
La dama refinada no expone sus pies. Nunca.

-Un Tratado sobre la más exquisita de las damas

Al parecer, granujas reformados encuentran algo de deber fraternal en un desafío. . .

-The Scandal Sheet, octubre 1823

Era muy posible que el marqués de Ralston fuera a matarlo.
No es que Simon tuviera nada que ver con el estado actual de la niña.
No fue su culpa que hubiese aterrizado en su coche después de batallar con el, de lo que él podía adivinar, un arbusto de acebo, los adoquines de la Antigua Ralston, y el borde de su carruaje.
Y un hombre.
Simon Pearson, undécimo Duke de Leighton, hizo caso omiso de la ira feroz que estalló ante la idea de que la contusión púrpura rodeando la muñeca de la muchacha y volvió su atención a su hermano furioso, que estaba actualmente al acecho del perímetro del estudio de Simon como un animal enjaulado.
El marqués se detuvo frente a su hermana y encontró su voz. "Por el amor de Dios, Juliana. ¿Qué diablos te pasó? "
El lenguaje habría hecho sonrojar a una mujer menor. Juliana no se inmutó. "Me caí".
"Te caíste".
"Sí". Hizo una pausa. "Entre otras cosas".
Ralston miró al techo como pidiendo paciencia. Simon reconoció la emoción. Él tenía una hermana también, quien le había dado algo más que su cuota de frustración.
Y la hermana de Ralston era más irritante do lo que ninguna mujer debe ser.
Más bella, también.
Se puso rígido en el pensamiento.
Por supuesto, ella era hermosa. Fue un hecho empírico. Incluso en su vestido manchado, roto, puso a la mayoría de las otras mujeres de Londres en vergüenza. Ella era una mezcla sorprendente de delicada piel de porcelana inglesa, Líquidos ojos azules, nariz perfecta, y una insolente y exótica barbilla italiana, todos los salvajes rizos negros y labios carnosos y curvas exuberantes que un hombre tendría que estar muerto para no darse cuenta.
No estaba muerto, después de todo.
Simplemente no estaba interesado.

Un recuerdo destelló.
Juliana en sus brazos, subiendo en sus pies, apretando sus labios a los suyos.
Se resistió a la imagen.
También era audaz, descarada, impulsiva, un imán para los problemas, y precisamente el tipo de mujer que él quería lejos de él.
Así que, por supuesto, que había aterrizado en su carruaje.
Suspiró, enderezando la manga de su abrigo y volviendo su atención hacia el cuadro que tenía delante.
"¿Y cómo tus brazos y rostro se rasparon?", Continuó Ralston al olerse algo en ella."Parece que corriste a través de un rosal!"
Ella inclinó la cabeza. "Yo podría haberlo hecho."
"¿Podrías haberlo hecho?" Ralston se acercó a ella, y Juliana se puso frente a su hermano. Aquí no había melindres que perder.
Ella era alta, algo poco común para una mujer. No era todos los días que Simón conocía a una mujer con la que no tenía que inclinarse para conversar.
La parte superior de su cabeza llegó a su nariz.
"Bueno, yo estaba algo ocupada, Gabriel."
Había algo en las palabras, de hecho un asunto tan importante, que Simón había exhalando su entretenimiento, llamando la atención sobre sí mismo.
Ralston se volvió hacia él. "Oh, no reiría demasiado fuerte, si fuera usted, Leighton. Tengo unas cuantas cosas en mente por las cuales llamarlo fuera* por vuestra parte en la farsa de esta noche. "
*(se refiere a un duelo)
La incredulidad se disparo. "Llámarme fuera? Yo no hacía más que mantener a la chica de arruinarse a sí misma. "
"Entonces, tal vez le gustaría explicar ¿cómo es que los dos estaban solos en su estudio, con sus manos cariñosamente entrelazadas, cuando yo llegué?"
Simón fue inmediatamente consciente de lo que Ralston estaba haciendo. Y no le gustaba. "Justo lo que estás tratando de decir, Ralston?"
"Sólo que las licencias especiales se han adquirido por menos".
Sus ojos se estrecharon en el marqués, un hombre al que apenas toleraba en un buen día. Este no estaba resultando ser un buen día. "No me voy a casar con la chica."
"No hay forma de que me case con él", grito ella en el mismo momento.
Bueno. Al menos estaban de acuerdo en algo.
Espera.
¿Ella no quería casarse con él? Podría hacer una condenada escena o peor. Él era un Duque, ¡por el amor de Dios! Y ella era un escándalo de caminante.
La atención de Ralston había regresado a su hermana. "Te casarás con quien yo te diga que te cases si continúas con este comportamiento ridículo, hermana."
"Me prometiste...," comenzó.
"Sí, bueno, no estabas siendo abordada en los jardines cuando hice esa promesa." Impaciencia infundida el tono de Ralston. "¿Quién te hizo esto?"
"Nadie".

La respuesta demasiado rápida la irritó. ¿Por qué no iba a revelar quién le había hecho daño? Tal vez ella no había querido hablar sobre el asunto en privado con Simón, pero ¿por qué no con su hermano?
¿Por qué no permitir que se entreguen las represalias?
"No soy un tonto, Juliana.", Prosiguió Ralston caminando . "¿Por qué no me lo dijiste?"
"Todo lo que necesitas saber es que lo maneje."
Ambos hombres se congelaron. Simón no pudo resistir la tentación. "Lo manejó, ¿cómo?"
Hizo una pausa, sosteniendo su muñeca magullada con la mano de una manera que le hizo preguntarse si podría haber un esguince. "Le pegué".
"¿Dónde?" Exclamó Ralston.
"En los jardines".
El marqués miró al techo, y Simon se apiadó de él. "Creo que tu hermano estaba preguntando que en que parte de su persona usted golpeo a su atacante?"
"Oh. En la nariz. "Ella hizo una pausa sorprendida en el silencio que siguió, y luego dijo a la defensiva," Se lo merecía! "
"Y condenadamente que lo merecía," Ralston estuvo de acuerdo. "Ahora dame su nombre, y voy a acabar con él."
"No."
"Juliana. El ataque de una mujer no es castigo suficiente por su ataque. "
Ella entrecerró la mirada sobre su hermano, "¿En serio? Bueno, había una gran cantidad de sangre teniendo en cuenta que fue el golpe de una mujer sola, Gabriel. "
Simon parpadeó. "Usted le hizo sangrar la nariz."
Una sonrisa de suficiencia cruzó su rostro. "Eso no es todo lo que hice."
Por supuesto que no.
"No me atrevo a preguntar. . . "Simón empujó.
Ella lo miró a él, y luego a su hermano. ¿Estaba ruborizada?
"¿Qué hiciste?"
"Yo. . . lo golpee. . . en otros lugares. "
"¿Dónde?"
"En su. . . "Ella vaciló, torciendo la boca mientras buscaba la palabra, luego se rindió."En su Inguine*".

*(Ingle en italiano)

¿Acaso no había entendido perfectamente el italiano, el movimiento circular de su mano en un área en general, creía que era totalmente inadecuado para la discusión con una joven de buena crianza que ha sido inconfundible.
"Oh, Dios mío." Estaba claro que las palabras Ralston se entendían como rezo o una blasfemia.
Lo que estaba claro era que la mujer era una gladiadora.
"Me llamó un pie(tarta)!" anunció, a la defensiva. Hubo una pausa. "Espera. Eso no está bien. "
"Una zorra*?" 

*(Aquí usa la palabra “tart” que no se que significa, pero como no es un cumplido, se me ocurrió que zorra le quedaba bien. Perdón si esta mal, pero tenia que darle coherencia al texto.)


"¡Sí! ¡Eso es! "Ella registró los puños de su hermano y miró a Simón. "Veo que no es un cumplido."
Fue duro para él oír durante los rugidos en sus oídos. A él le gustaría tener en un puño al hombre mismo. "No. No lo es. "
Pensó por un momento. "Bueno, entonces se merecía lo que recibió, o no?"
"Leighton," Ralston encontró su voz. "¿Hay algún lugar donde mi hermana pueda esperar mientras usted y yo hablamos?"
Las campanas de alarma sonaron, fuerte y estridente.
Simon se puso de pie, deseando calmarse. "Por supuesto".
"Usted me va a discutir", exclamó Juliana.
¿La mujer nunca mantenía un pensamiento para sí misma?
"Sí. ", anunció Ralston.
"Me gustaría quedarme".
"Estoy seguro de que si."
"Gabriel. . . ", Comenzó, en un tono suave que Simón sólo lo había oído alguna vez utilizar con los caballos ilesos y los internos de asilo.
"No tientes a la suerte, hermana."
Hizo una pausa, y Simon vio con incredulidad como ella consideraba su próximo curso de acción. Por último, se encontró con su mirada, sus ojos azules brillantes parpadeando con irritación. "Su Gracia? ¿A dónde me va guardar mientras usted y mi hermano realizar negocios de hombres? "
Increíble. Ella se resistió en todo momento.
Él se trasladó a la puerta, mostrándole el pasillo. Siguiéndolo fuera, se refirió a la habitación directamente a través de ellos. "La biblioteca. Usted puede ponerse cómoda allí. "
"Mmm." El sonido era seco y descontento.
Simón contuvo una sonrisa, incapaz de resistir el burlarse de ella por última vez. "Y puedo decir que estoy feliz de ver que está dispuesta a admitir la derrota?"
Ella se volvió hacia él y dio un paso más cerca, sus pechos casi tocándolo. El aire se hizo más pesado entre ellos, y fue inundado con su olor..., grosellas rojas y albahaca. Era el mismo olor que había notado hace meses, antes de que él descubriera su verdadera identidad. Antes de que todo hubiese cambiado.
Resistió el impulso de mirar la extensión de piel por encima del borde verde intenso de su vestido en lugar de dar un paso atrás.
La chica estaba totalmente ignorante del sentido de la decencia.
"Puedo admitir la derrota en la batalla, Su Gracia. Pero nunca en la guerra. "
La vio cruzar el vestíbulo y entrar a la biblioteca, cerrando la puerta detrás de ella, y él negó con la cabeza.
Juliana Fiori era un desastre esperando a estallar.
Fue un milagro que hubiera sobrevivido la mitad de un año con la sociedad.
Fue un milagro que ellos hubieran sobrevivido medio año con ella.



"Lo noqueo con un rodillazo a la. . . ", Dijo Ralston, cuando Simón volvió al estudio.
"Parecería que sí", respondió, cerrando la puerta con firmeza, como si pudiera bloquear la mujer más allá de los problemas.
"¿Qué diablos voy a hacer con ella?"

Simón parpadeó una vez. Ralston y él apenas se toleraban entre sí. Si no fuera por el hermano gemelo del marqués, su amigo, ninguno de ellos optarían por hablar con el otro. Ralston ha sido siempre un idiota. No estaba en realidad pidiendo la opinión de Simón, o si?
"Oh, por amor de Dios, Leighton, era retórica. Sé que no debo pedirte consejo. En particular, acerca de las hermanas. "
La púa golpeó la verdad, y Simon sugirió precisamente allí donde Ralston puede ir para obtener algunos consejos.
El marqués se echó a reír. "Mucho mejor. Yo estaba cada vez más preocupado por la forma elegante en que la sociedad le ha convertido. "Él fue hacia el aparador y se sirvió tres dedos del líquido de color ámbar en un vaso. Volviendo, dijo, "whisky?"
Simón volvió a sentarse, dándose cuenta de que podría estar en una larga noche. " Es una generosa oferta", dijo secamente.
Ralston le entrego el vaso y se sentó. "Ahora. Vamos a hablar de cómo es que ocurre que tienes a mi hermana en tu casa en medio de la noche. "
Simón tomó un largo trago, disfrutando de la quema del licor en su garganta. "Te lo dije. Estaba en mi coche cuando me fui de tu fiesta. "
"¿Y por qué no me informaste de la situación de inmediato?"
Como fueron las preguntas, eran bastante buenas. Simón hizo girar el vaso de whisky en la mano, pensando. ¿Por qué no cerró la puerta del coche y fue a buscar Ralston?
La chica era común e imposible y todo lo que no podía soportar en una mujer.
Pero ella era fascinante.
Ella había sido sincera desde el primer momento en que la había conocido, en la librería maldita, comprándole un libro a su hermano. Y entonces se había encontrado otra vez en la Exposición de Arte Real. Y ella le dejaba creer. . .
"Tal vez me dirás tu nombre?" Le había pedido, deseoso de no perderla de nuevo. Las semanas transcurridas desde la librería habían sido interminables. Ella había fruncido los labios, una mueca perfecta, y él había presentido la victoria. "Yo iré primero. Mi nombre es Simón. "
"Simón". Había amado el sonido de él en su lengua, dicho nombre que no había utilizado públicamente en las últimas décadas.
"Y el tuyo, mi señora?"
"Oh, creo que eso arruinaría la diversión", se había detenido, su radiante sonrisa iluminando la habitación. "No está de acuerdo, excelencia?"
Ella sabía que él era un Duque. Él debería haber reconocido entonces que algo andaba mal. Pero en cambio, había sido paralizado. Sacudiendo la cabeza, él había avanzado lentamente sobre ella, escurriéndose hacia atrás para mantener la distancia, la persecución le había cautivado. "Ahora, eso es injusto."
"Me parece más que justo. No soy más que una detective mejor que tú. "
Hizo una pausa, teniendo en cuenta sus palabras. "Pareciera de esa manera. Quizá debería simplemente adivinar su identidad? "
Ella sonrió. "Tiene el camino libre".
"Tú eres una princesa italiana, aquí con su hermano en alguna visita diplomática al rey."
Ella había ladeó la cabeza en el mismo ángulo que tenía esta tarde, mientras conversaba con su hermano. "Tal vez".
"O bien, la hija de un conde Veronese, entreteniéndose en su primavera aquí, ansiosa por experimentar la legendaria temporada en Londres."
Ella se rió , el sonido era como la luz del sol. "Es muy descorazonador que haga de mi padre un simple Conde. ¿Por qué no un Duque? Al igual que usted? "
Él había sonreído. "Un duque, entonces", y agregó en voz baja, "que haría las cosas mucho más fácil."
Ella le dejaba creer que ella era más que una simple plebeya.

Lo cual, por supuesto, ella no lo era.
Sí, debería haber traído a Ralston en el momento que vio la pequeña tonta en el suelo de su coche, apretada en la esquina como si fuera una mujer más pequeña, como si pudiera haberse ocultado de él.
"Si yo hubiera venido a buscarte, ¿cómo crees que hubiera funcionado?"
"Ella estaría dormida en su cama ahora mismo. Así es como habría funcionado. "
Hizo caso omiso de la visión de ella durmiendo, su pelo negro salvaje repartido en sábanas de lino blanco, su piel cremosa creciente desde la primicia bajo su camisón. Si llevaba una camisa de dormir.
Se aclaró la garganta. "Y si hubiera saltado de mi coche a la vista de todos los celebrantes de Ralston House? ¿Qué, pues? "
Ralston hizo una pausa para reflexionar. "Bueno, entonces, supongo que se habría arruinado. Y usted se prepararía para una vida de felicidad conyugal. "
Simón volvió a beber. "Así que probablemente es lo mejor para todos nosotros que me comportara como lo hice."
Los Ralston ojos se oscurecieron. "Esta no es la primera vez que tan abiertamente se resiste a la idea de casarse con mi hermana, Leighton. Me parece que estoy empezando a tomarlo como algo personal. "
"Tu hermana y yo no sería adecuado, Ralston. Y tú lo sabes. "
"No podría manejarla."
Los labios de Simón se curvaron. No había un hombre en todo Londres que pudiera manejar la mocosa.
Los Ralston lo sabían. "Nadie va a quererla. Ella es demasiado osada. Demasiado descarada. Lo contrario de las buenas chicas inglesas. "Hizo una pausa, y Simón se preguntó si el marqués estaba esperando ver si el estaba en desacuerdo. No tenía ninguna intención de hacerlo. "Ella dice que todo lo que tiene en la cabeza cada vez que le llega, sin tener en cuenta de cómo los que la rodean reaccionen. Ella ensangrienta las narices de hombres desprevenidos! "Lo último lo dijo con una carcajada de incredulidad.
"Bueno, para ser justos, sonaba como el hombre de esta noche se lo merecía".
"Lo merecía, no es cierto?" Ralston se detuvo, pensando por un largo rato. "No debería ser tan difícil encontrarlo. No puede haber demasiados aristócratas con un labio hinchado por ahí. "
"Menos aún cojeando de la otra lesión", dijo Simon con ironía.
Ralston negó con la cabeza. "¿Dónde crees que aprendió esa táctica?"
A partir de los lobos por los que había sido claramente criada.
"Yo no soy digno para adivinar."
El silencio cayó entre ellos, y después de un largo momento, Ralston suspiró y se levantó. "No me gusta estar en deuda con usted."
Simón sonrió a la confesión. "Ni siquiera lo considere."
El marqués asintió con la cabeza y se dirigió hacia la puerta. Una vez allí, se dio la vuelta. "Tuvimos suerte, ¿no es así?, que haya una temporada especial este otoño? Para mantenernos a todos en los asientos de nuestro país? "
Simón se encontró con la mirada de Ralston. El marqués no hablaban de lo que ambos sabían...,que Leighton había lanzado su considerable poder detrás de un proyecto de ley de emergencia que podría haber esperado fácilmente a la reunión de primavera del Parlamento para comenzar.
"La preparación militar es un asunto serio", dijo Simon con calma deliberada.
"De hecho, lo es." Cruzó Ralston sus brazos y se recostó contra la puerta. "Y el Parlamento es una distracción bienvenida de las hermanas, ¿no?"
La mirada de Simón se estrecho. "Nunca se ha liado golpes conmigo antes, Ralston. No hay necesidad de comenzar ahora. "
"Supongo que no podría pedir su ayuda con Juliana?"
Simón se quedó inmóvil, la solicitud colgando entre ellos.
Simplemente dile que no.
"¿Qué tipo de ayuda?"
No es, precisamente, "No", Leighton.
Ralston enarcó una ceja. "Yo no estoy pidiendo que se case con la muchacha, Leighton. Relájese. Yo podría utilizar el par de ojos extra para ella. Quiero decir, ella no puede entrar en los jardines de nuestra propia casa sin que sea atacada por hombres no identificados ".
Simón niveló a Ralston con una mirada fría. "Parece que el universo te está castigando con una hermana que crea problemas tanto como usted lo hizo."
"Me temo que puede que tengas razón." Un pesado silencio cayo entre ellos. "Sabes lo que le puede pasar a ella, Leighton".
Usted lo ha vivido.
Las palabras permanecieron implícitas, pero Simón las oyó, sin embargo.
Sin embargo, la respuesta es no.
"Perdóname si no estoy del todo interesado en hacerle un favor, Ralston."
Demasiado cerca.
"Sería un favor a St. John ", añadió Ralston, invocando el nombre de su hermano gemelo...,el gemelo bueno. "Puede que recuerdes que mi familia ha dedicado una buena cantidad de energía en el cuidado de su hermana, Leighton".
Allí estaba.
El gran peso del escándalo, lo suficientemente potente como para mover montañas.
No le gustaba tener tal evidente debilidad.
Y sólo empeoraría.
Durante un largo momento, Simón no se atrevió a hablar. Por último, asintió con la cabeza. "Muy bien".
"Se puede imaginar lo mucho que detesto la idea de solicitar su ayuda Duke, pero piense en cuánto va a disfrutar de frotarlo en mi cara por el resto de nuestros días."
"Confieso, yo estaba esperando no tener que sufrir por tanto tiempo."
Ralston se echó a reír. "Eres un cabrón insensible." Él vino para quedarse detrás de la silla que había dejado vacante. "¿Estás listo, entonces? Para cuando la noticia salga? "
Simon no pretendió no entender. Ralston y St. John fueron los únicos dos hombres que conocían el más oscuro de los secretos de Simon. El que destruiría a su familia y su reputación si se revelaban.
El que estaba destinado a ser revelado tarde o temprano.
¿Alguna vez estaría listo?
"Todavía no. Pero muy pronto ".
Ralston le observaba con una mirada fría azul que le recordaba a Simón la de Juliana. "Sabes que vamos a estar junto a ti."
Simón se rió una vez, sin sentido del humor . "Perdóneme si no coloco mucho valor el apoyo de la Casa Ralston."
Uno de los lados de la boca Ralston levantó con una sonrisa. "Somos un grupo heterogéneo. Pero por ello lo compensamos con tenacidad. "
Simón consideró a la mujer en su biblioteca. "Eso no lo dudo."
"Supongo que va a casarse."
Simón se detuvo en el acto de levantar la copa a los labios. "¿Cómo lo sabes?"
La sonrisa se convirtió en una sonrisa de complicidad a continuación. "Casi todos los problemas pueden ser resueltos por un viaje al vicario. En particular, el suyo. ¿Quién es la afortunada? "
Simón consideró mentir. Considerando fingir que él no la había elegido. Todo el mundo sabría muy pronto, sin embargo. "Lady Penélope Marbury".
Ralston silbó largo y bajo. "Hija de un doble marqués. Reputación impecable. Generaciones de pedigrí. La Santísima Trinidad de un partido deseable. Y una fortuna. Excelente elección. "
No era nada que Simón no se había pensado, por supuesto, pero dolía, sin embargo para él escuchar su pronunciación en voz alta. "No me gusta oírte hablar de los méritos de mi futura duquesa como si se tratara de un premio ganado"
Ralston se echó hacia atrás. "Mis disculpas. Yo tenía la impresión de que usted había elegido a su futura duquesa como si fuera ganado premios. "
Toda la conversación lo ponis incómodo. Era cierto. No iba a casar con Lady Penélope por algo más que sus antecedentes intachables.
"Después de todo, no es como si alguien fuera a creer que el gran duque de Leighton se casaría por amor."
No le gustaba el temblor de sarcasmo en el tono de Ralston. Por supuesto, el marqués había sabido siempre lo que le irrita. Desde que eran niños. Simón se levantó, dispuesto a moverse. "Creo que voy a buscar a tu hermana, Ralston. Ha llegado el momento para que usted la lleve a casa. Y yo le agradecería si pudiera mantener sus dramas familiares lejos de mi puerta en el futuro. "
Las palabras sonaron imperiosas incluso para sus oídos.
Ralston se enderezó, haciéndolo lentamente hasta llegar a su altura, casi tan alto como Leighton. "Ciertamente intento. Después de todo, usted tiene un montón de sus dramas propios familiares amenazando con venirse abajo en el umbral, ¿no? "
No había nada en Ralston que Simón le agradara.
Él haría bien en recordarlo.
Salió del estudio y se dirigió a la biblioteca, abriendo la puerta con más fuerza de lo necesario y quedándose estático justo en el interior de la habitación.
Ella estaba dormida en su silla.
Con su perro.
La silla que había elegido era una en la que él había trabajado mucho y duramente para llegar a ese nivel perfecto de comodidad. Su mayordomo había sugerido el retapizado en innumerables ocasiones, al menos en parte, Simón imaginó, le desgaste, el tejido blando que él consideraba uno de los mejores atributos del asiento. Cogió a Juliana durmiendo, su rasguñada mejilla contra los suaves hilos de oro de la tela gastada.
Se había quitado los zapatos y se acurrucó sus pies debajo de ella, y Simon negó con la cabeza por el comportamiento. Señoras a través de Londres no se atreverían a ir descalzas en la intimidad de sus propios hogares, y sin embargo allí estaba ella, haciéndolo se acomodó y tomo una siesta en la biblioteca de un Duque.
Se robó un momento para observarla, para apreciar cómo se adaptaba perfectamente a su silla. Era más grande que la plaza y media, construido especialmente para él quince años antes, cuando, cansado de plegarse también en sillas minúsculas que su madre había declarado "la altura de la moda", había decidido que, como Duke, que estaba bien dentro de su derecho de nacimiento gastar una fortuna en una silla que se ajuste su cuerpo. Era lo suficientemente amplia como para que se sentara cómodamente, con espacio adicional suficiente para un montón de papeles requieran su atención, o, como fue el caso en este momento, para un perro en busca de un cuerpo caliente.
El perro, un perro mestizo de color marrón que había encontrado en su camino el día que volvió de la recámara de su hermana en invierno, ahora viajaba con Simon y estableció su hogar dondequiera que el duque fuera. El canino fue particularmente aficionado a la biblioteca en la casa de la ciudad, con sus tres chimeneas y muebles cómodos, y que había hecho, obviamente, un amigo. Leopold estaba acurrucado ahora en un pequeño ovillo la cabeza, en uno de los muslos largos de Juliana.
Muslos que Simón no debería notar.
Que su perro fuera un traidor era una preocupación que Simón abordaría más adelante.
Ahora, sin embargo, tuvo que hacer frente a la dama.
"Leopold". Llamó Simón, golpeando una mano contra su muslo en una maniobra que había practicado , el perro llego a su talón en cuestión de segundos.
Si tan sólo la misma acción llevara a la chica hasta sus talones.
No, si él tenía su manera, él no la iba a despertar tan fácilmente. En su lugar, la haría despertar lentamente, con movimientos largos y suaves a lo largo de esas piernas maravillosas. . . se agazapaba junto a ella y enterrar su cara en esa masa de cabellos de ébano, bebiendo el olor de ella, a continuación, recorrer con sus labios a lo largo del ángulo de su la mandíbula encantadora hasta que llegó a la curva suave de su oreja. Él susurraría su nombre, despertándola con la respiración en lugar de sonido.
Y luego iba a terminar lo que había iniciado todos aquellos meses.
La conduciría de su cintura de una forma totalmente diferente.
Él puño de sus manos a los lados para evitar que su cuerpo actúe con la promesa de su imaginación. No había nada que pudiera hacer que resultara más perjudicial que alimentar el deseo inoportuno que sentía por esa mujer imposible.
Sencillamente, tenía que recordar que fue la Duquesa perfecta en el mercado.
Y la señorita Juliana Fiori nunca iba a ser eso.
No importa lo bien que llenara su sillón favorito.
Ya era hora de despertar a la chica.
Y mandarla a su casa.

1 comentario:

  1. gracias por la traducción había esperado mucho por este libro

    ResponderEliminar